Más allá de la punta del iceberg: la web profunda

Más allá de la punta del iceberg: la web profunda

Estamos acostumbrados a escuchar hablar del infinito de la red. Todo un océano sin fin de sitios web y contenidos que ni siquiera somos capaces de asimilar. Bien, ¿y si te dijéramos que la mayoría de nosotros utilizamos nada más que el 4% del que existe en la red? Imaginémoslo como si fuera un iceberg. Estos grandes bloques de hielo flotantes muestran en superficie solamente la punta, escondiendo bajo el agua la mayor parte de su masa.

Bien, lo mismo acontece con Internet. Debajo de la Web Superficial donde todos nos movemos: portales, redes sociales, blogs … está el que se conoce como Deep Web o Web Profunda. Los contenidos de esta parte de la red no son indexados por los buscadores como Google o Bing. La manera de acceder es distinta.

Lo primero que se debe aprender de la Web Profunda es que no es segura. Cada búsqueda que hagamos aquí puede ser monitorizada y nuestros datos podrían verse comprometidos, por no hablar de la integridad de nuestro software. Sus direcciones web no siguen la estructura palabra.gal o termino.com. Normalmente estas direcciones están compuestas por combinaciones aleatorias de letras y la extensión .onion (“cebolla” en inglés).

Tampoco podemos acceder a ella desde un navegador como Safari, Chrome o Firefox. El sistema de acceso más utilizado es Tor (The Onion Router). Una alusión directa al funcionamiento de la Deep Web. Tratara de un sistema de capas (como las de una cebolla) que elimina el rastro de búsqueda. El rastreo de la IP del usuario se convierte en una tarea titánica. Unos usuarios tapan los otros configurando una red en la que la privacidad es muy fuerte.

Precisamente esta clandestinidad del usuario es la que posibilita que en esta parte de la red encontremos todo tipo de contenidos ilegales. En portales como Agora o Pandora podemos mercar drogas, armas, documentación falsa y hasta contratar sicarios -en la mayor parte de los casos son estafas. La peor parte sin duda es la gran cantidad de contenidos relacionados con la pedofilia que se pueden encontrar en la web profunda. Cuestión en la que ponen el acento los hackers de la policía de delitos informáticos.

Más allá del mundo de la delicuencia, la Deep Web constituye un arma para luchar contra la censura y el espionaje en la red. Los datos, nuestra privacidad, son el gran tesoro de nuestra época. Expertos en la materia hablan de la necesidad de extender y simplificar estos sistemas, por ejemplo, en servicios como el correo electrónico. Dentro del mundo del periodismo, algunos consideran que sería fundamental en la protección de sus fuentes. En países donde está prohibida la navegación libre, la existencia de la Web Profunda es fundamental.

La línea entre privacidad y clandestinidad supone el principal punto de discordia en cuanto a la Web Profunda. La solución al debate no semejar sencilla.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s